Función del interruptor diferencial en una instalación eléctrica

Interruptor Diferencial: Protección y Seguridad en Instalaciones Eléctricas

La seguridad eléctrica es una preocupación fundamental en cualquier tipo de instalación. Para garantizar la protección de las personas y prevenir riesgos, es esencial contar con dispositivos de protección adecuados. Uno de los más importantes es el Interruptor Diferencial. En este artículo, exploraremos en detalle las funciones, características y tipos de interruptores disponibles en el mercado.

¿Qué es un Interruptor Diferencial y cómo funciona?

El Interruptor Diferencial es un dispositivo electromecánico que se utiliza en instalaciones eléctricas para proteger a las personas contra los riesgos de descargas eléctricas o choques eléctricos. Su función principal es detectar las derivaciones de corriente eléctrica que se producen por falta de aislamiento entre los conductores y la tierra, y desconectar el circuito eléctrico de manera inmediata para evitar cualquier peligro.

El interruptor diferencial mide la intensidad de corriente eléctrica al principio y al final del circuito. Si ambas mediciones son iguales, significa que el circuito se encuentra en buen estado y no hay pérdidas de corriente. Sin embargo, si se detecta una diferencia de corriente, el diferencial actúa y desconecta el circuito para evitar cualquier riesgo.

El interruptor diferencial cuenta con dos bobinas, una en cada punto de medición, que miden los campos magnéticos generados por las corrientes eléctricas. Cuando los campos magnéticos son equivalentes y la intensidad de entrada y salida es la misma, el circuito funciona correctamente. En cambio, si hay una fuga de corriente y las intensidades son diferentes, el diferencial se activa y desconecta el circuito para proteger a las personas.

Importancia de los Interruptores Diferenciales en la seguridad eléctrica

La seguridad eléctrica es una preocupación constante en cualquier tipo de instalación eléctrica, ya sea en viviendas, industrias o comercios. Los riesgos de la corriente eléctrica son diversos y pueden tener consecuencias graves, como incendios, daños en los receptores eléctricos o, lo más peligroso, accidentes que pueden poner en riesgo la vida de las personas.

Uno de los principales riesgos es el de incendio. Se estima que alrededor del 30% de los incendios en edificios domésticos e industriales son causados por problemas eléctricos, como el deterioro de los aislantes de los cables. 

Los diferenciales eléctricos se utilizan para prevenir incendios, ya que detectan las fugas de corriente y desconectan el circuito para evitar que la situación empeore.

Además, los diferenciales protegen los receptores eléctricos. Con el tiempo, el aislamiento de algunos receptores puede deteriorarse, lo que no solo puede causar daños en los aparatos eléctricos, sino también suponer un riesgo de electrocución para las personas y provocar incendios en las instalaciones.

Aplicaciones y tipos de interruptores diferenciales

Los interruptores diferenciales se utilizan en una amplia variedad de instalaciones eléctricas, desde viviendas hasta industrias y comercios. En cada caso, se deben tener en cuenta las necesidades específicas de la instalación y la normativa vigente para garantizar la seguridad de las personas y los bienes.

En instalaciones domésticas, se recomienda utilizar interruptores diferenciales de alta sensibilidad. Según la normativa vigente, se debe contar con una sensibilidad de corriente de fuga igual o menor a 30 mA y un tiempo de respuesta de 50 ms. Estos diferenciales son capaces de brindar una protección adecuada para las personas y prevenir accidentes eléctricos.

woman turning off the light-switch in the hall

En algunas zonas de la instalación, como baños o cocinas, donde existe mayor riesgo de contacto con el agua, se requiere una sensibilidad aún mayor. En estos casos, se utilizan interruptores diferenciales con una sensibilidad de 10 mA para garantizar una protección extra.

Existen diferentes tipos de interruptores diferenciales, cada uno diseñado para satisfacer necesidades específicas. Los más comunes son los interruptores diferenciales de clase AC, que son sensibles a las fugas de corriente alterna, y los interruptores diferenciales de clase A, que pueden detectar fugas de corriente continua además de la alterna.

Los interruptores diferenciales superinmunizados son una opción más avanzada y se utilizan en instalaciones donde se requiere una protección adicional, como en entornos con múltiples equipos electrónicos o en industrias con alta demanda de energía. Estos diferenciales cuentan con un filtro que evita disparos erróneos debido a perturbaciones en la red eléctrica.

Otra opción es el interruptor diferencial de clase S, que permite un retardo en la desconexión del circuito y se utiliza en instalaciones con doble interruptor diferencial para garantizar un margen de maniobra mayor.

¿Cuál es el interruptor diferencial adecuado para tu instalación?

La elección del interruptor diferencial adecuado dependerá de las características y necesidades de cada instalación eléctrica. Es importante tener en cuenta la normativa vigente y las recomendaciones de los profesionales para garantizar una protección óptima.

En general, para instalaciones domésticas se recomienda utilizar interruptores diferenciales de alta sensibilidad, con una corriente de fuga igual o menor a 30 mA y un tiempo de respuesta de 50 ms. Estos diferenciales brindarán una protección adecuada para las personas y evitarán accidentes eléctricos.

Sin embargo, es importante evaluar las particularidades de la instalación, como el riesgo de contacto con el agua o la presencia de equipos electrónicos sensibles, para determinar si es necesario utilizar interruptores diferenciales con una sensibilidad mayor o con características específicas, como los superinmunizados.

Deja un comentario